Lo logramos: ¡Tenemos nuestras propias películas!

Durante el taller del que ya hemos hablado anteriormente, aprendimos muchas cosas nuevas, todas relacionadas con la animación. ¿Sabías que se puede hacer una película solamente haciendo fotos?

Nuestro taller duró dos días, en los cuales durante dos divertidas horas, que se nos pasaron volando, aprendimos cómo realizar un vídeo utilizando solamente material de manualidades, como plastilina y una cámara de fotos.

Durante la primera parte de nuestro taller realizamos la película «Wo ist meine Karotte?». En esta parte participaron sobre todo tres personas, la protagonista de la historia, el que recortaba la zanahoria y quien hacia las fotos. La historia trató sobre una niña que se quería comer una zanahoria que sin embargo no se podía comer porque estaba viva.

En la segunda parte nos dividimos en grupos y, con tres palabras, nos inventamos una historia. Con cartulinas y materiales similares, creamos los personajes y los lugares necesarios para nuestras historias. Después, capturamos con una cámara de fotos cada instante de nuestras películas y surgió la magia.